El acreedor quiere cobrar y es su derecho; y el deudor quiere liberarse de la deuda, y es su derecho. Son contados los deudores que no pagan porque no quieren: simplemente, han adquirido una deuda sin considerar a priori sus posibilidades. Permítanos acercarlos para lograr una solución sin conflictos.