Hemos encarado con éxito la defensa de personas ante juicios ejecutivos de entidades financieras. Normalmente, estas instituciones intentan hacer valer intereses que no se ajustan al espíritu de la norma, o se aprovechan de la necesidad del cliente para imponerle sistemas de amortización que extienden las deudas y los intereses de manera exponencial ante la mínima mora. Ante ello, triunfamos con excepciones, con bajas de tasas de interés, con refinanciaciones, liberando así a los deudores de cargas que afectaban a su sueldo o su propiedad.
Logramos suspensiones de remates por vía de excepciones, nulidades o sobreseimientos. Hemos reducido también porcentajes de embargos de sueldos.
Saneamos varias empresas a través de concursos de acreedores que han satisfecho a todas las partes.